114 Alicia Petrashova

114 Alicia Petrashova

Acababa de llegar a aquella ajetreada casa a medio construir que estaba llena de personas sonrientes. El calor sofocante y el olor a comida senegalesa inundaban la habitación. Pablo se encendía el primer cigarro de una noche que sería muy larga, como todas las que preceden al comienzo de una gran aventura.

aliciapetrashova.com

   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *